Implantología

El tratamiento de implantes consta de las siguientes fases:

1. Estudio y planificación

Que incluye consulta y pruebas diagnósticas del implantólogo o cirujano maxilofacial previo a la cirugía. Para dar a conocer y explicar las alternativas de tratamiento al paciente. Dado que caso es particular

2. Etapa quirúrgica

Se instalaran él o los implantes en el maxilar o la mandíbula en su posición, con anestesia local. De ser necesario se realizarán cirugías previas como injertos o elevación del seno maxilar si la cantidad de hueso es insuficiente para instalar el o los implantes.
En algunos casos será necesario el uso de prótesis provisionales.

Es importante que el implante se una firmemente al hueso, para poder soportar la prótesis y hacer frente a los requerimientos funcionales y estéticos necesarios, como si fuese un diente natural. Por este motivo debemos dejar pasar unos meses para la oseointegración, que es la unión directa, estructural y funcional entre el hueso y la superficie del implante. Esta etapa de oseointegración puede durar entre que de 3 a 6 meses.

Una vez que el especialista confirme que el implante se ha integrado en el hueso, se colocará la prótesis definitiva (parte externa visible del diente). Esta irá cementada o atornillada al implante.


- Estética. Es la solución más estética para reemplazar la pérdida de dientes. Mejorará tu apariencia y rejuvenecerá tu imagen.

- Seguridad. Los tratamientos con implantes tienen tasas de éxito más elevadas que cualquier otra técnica de rehabilitación dental.

- Calidad de Vida. Incorpora estabilidad y apariencia natural, que te permitirá comer, sonreír y hablar sin preocupación.

- Salud. Evitarás efectos secundarios provocados por la no reposición del diente ausente.